12 diciembre 2010

En Diarios de motocicleta luchan por un sueño. ¿Por qué no hacerlo nosotros también?

Por Verano:

Hoy voy a hablar de la amistad, de la solidaridad y de la búsqueda de nuestro lugar en el mundo. Hoy voy a hablar de Diarios de motocicleta, una película de Walter Salles.



Diarios de motocicleta es la historia de dos jóvenes, Ernesto Guevara (Gael García Bernal) y Alberto Granado (Rodrigo de Serna), que se adentran en la aventura de un continente que desconocen y de cómo su viaje se convierte en un viaje de autodescubrimiento.


Ernesto y Alberto al emprender el viaje
Su ruta por toda América Latina en busca de aventuras y libertad se convierte en mucho más que eso. Armados con un montón de trastos y una desvencijada motocicleta emprenden su viaje sin ser consciente de lo difícil y a la vez determinante que va a ser en sus vidas. 

La ruta es ambiciosa: recorrer toda América Latina en sólo tres meses. Sin embargo, la avería de La Poderosa (así es como llaman a su acompañante de dos ruedas) obliga a ir con más calma, pero también ayuda a apreciar y descubrir cómo es todo lo que rodea a los dos compañeros de viaje.

Los dos amigos con dos indígenas que les ayudan
Así es como se dan cuenta de la pobreza de los campesinos indígenas que van encontrándose por el camino, de las duras condiciones de vida y trabajo que tienen muchos de ellos y de lo difícil que resulta la vida fuera de su comodidad en la ciudad de Buenos Aires.

Son muchos los obstáculos que se encuentran en su viaje. No tienen dinero, ni comida, ni medio de transporte con el que cruzar todo el continente. Sin embargo, los dos amigos no se rinden y, aunque en varias ocasiones se producen peleas, cuidan el uno del otro con todas sus fuerzas, ya que con el paso de los días su sueño en común se vuelve más y más fuerte.


Ernesto y Alberto abandonan San Pablo

Poco a poco, Ernesto y su amigo cambian su perspectiva del viaje. Ahora lo importante no es disfrutar de la libertad ni buscar aventura, ahora lo que les mueve es la necesidad de sentirse útiles para el pueblo. Por eso ponen todo su empeño en ayudar con sus conocimientos médicos a todas las personas que se cruzan en su camino pidiendo ayuda.

Los protagonistas en su llegada a Machu Pichu


Su ruta les lleva hasta las alturas del Machu Pichu, donde las majestuosas ruinas y la extraordinaria presencia de la herencia Inca ejercen un profundo efecto sobre ambos. Es aquí donde Ernesto entiende realmente cuál es su papel en el mundo, cuál es su sitio y qué es lo que quiere hacer.




Fuera de los aspectos políticos, Ernesto siente que él está en el mundo para ayudar a todas esas personas que tienen vidas llenas de injusticia y sufrimiento. Los encuentros con la injusticia social son los que transforman su manera de ver el mundo.

Son muchos los momentos a lo largo de la película en los que Ernesto demuestra que su mentalidad ha cambiado, que quiere alejarse de la comodidad y la riqueza para luchar por la libertad. Tal vez, uno de los más significativos es el que aparece al final de la película en el campamento de leprosos de San Pablo.

Un río separa las dos "sociedades" de la colonia de leprosos. Ernesto, a pesar de su grave enfermedad de asma, cruza el río nadando para pasar su última noche con los leprosos en lugar de dormir en su cómoda cabaña. Esto simboliza el rechazo de Guevara a la riqueza y aristocracia en la que había nacido y su deseo de conseguir que todo el mundo vea necesaria la igualdad entre todas las personas.

Como he dicho al principio, un ejemplo de la amistad sin límites. Un modelo de cómo luchar por los sueños hasta el final, sin rendirse, a pesar de los obstáculos e impedimentos que salgan a nuestro encuentro.


"Deja que el mundo te cambie... y podrás cambiar el  mundo"


Espero que como Ernesto, todos luchéis por vuestros sueños e inquietudes. A pesar de la  mirada que nos vende la televisión, la prensa o la sociedad actualmente, llena de pesimismo, problemas y sufrimientos, todos los sueños se pueden cumplir si luchamos con todas nuestras fuerzas para conseguirlos, si creemos en ellos y en nosotros mismos.

7 comentarios:

  1. Oh, Dios mío!!!!!! =O
    Esta película debo verla yo!!
    La siguiente sesión cinematográfica que tenga va a ser del Che! ^^

    (viendo los tiempos que se avecinan será dentro de basntante... )

    ResponderEliminar
  2. Una muy buena película con un mensaje detrás de lo más maravilloso...

    Como ha dicho Verano, ¿por qué no luchar nosotros también por nuestros sueños?

    ResponderEliminar
  3. Voy a ver la peli (que la tengo en deuvedese desde hace mil y aún no la he visto) y luego me paso y comento ;)
    @Miriam, tranqui, compi, yo te la dejaré, pronto me convertiré en tu videoclub personal ;)

    ResponderEliminar
  4. jajajjaja
    sí, es lo que iba a decirte, abuela... porqué siempre tienes todas las pelis?? O.o'

    ResponderEliminar
  5. ¿No ves que se pasa tol día sentá en el sofá, con el punto de cruz? Y como es muy modenna, no se puede tragar el mítico AR.

    ResponderEliminar
  6. Esasto... No, no, lo que pasa es que soy una cinéfila de que te cagas...

    ResponderEliminar
  7. ah, no es sosa como nosotras, ya entiendo... xD
    pero no le gusta el vídeo de DANCE... ¬¬

    ResponderEliminar

¡No seas tímido! Cuéntanos qué te ha parecido la entrada, qué podemos mejorar y muéstranos tu opinión también. ¡Valoramos mucho vuestros comentarios y los leemos todos!